Juego de pliegos *

Jesús Luis Benítez

El gran solitario de Palacio es la novela más reciente de René Avilés Fabila, publicada originalmente en Argentina por Fabril Editora y editada ahora por Cid en México. El gran solitario de Palacio es la novela más reciente de René Avilés Fabila, publicada originalmente en Argentina por Fabril Editora y editada ahora por Cid en México. Sistemáticamente, el autor toma las instituciones más “respetables” del planeta con la saludable intención de reducir a escombros su fachada y poner en evidencia todo el potencial de corrupción social y amoralidad espiritual de los postulados que dan peso a estos convencionalismos generalmente, RAF logra su objeto porque imprime a sus relatos todo el desenfadado impugnador de sabroso ritmo y prosa ágil que lo convierten en uno de los mejores autores del momento en lengua española. Esta novela no es la excepción, ya que devela mediante una estructura de múltiples puntos de vista una circunstancia social (sin llegar en momento alguno al panfleto rojizo, al discurso enano o la retórica acelerada), muchos de los sucesos que conforman o deforman la faz de una sociedad hasta el punto de proporcionarle una imagen que es totalmente la antítesis de lo que significa auténticamente. El escalpelo del sarcasmo avileño perturba zonas sagradas de la región más transparente y del laberinto de la soledad, esculpe monumentos a la ironía y destaca con gruesas tintas situaciones que son básicas para la comprensión de los fenómenos sociales que determinan una circunstancia atroz, la “atroz vida humana”, como dijera Revueltas, sin detenerse en lisuras ni limitar el sentido vital y directo de esta novela, novela que compone un mural pavoroso y verídico, tenaz y furioso, épico y surrealista y espeluznante y humorístico al mismo tiempo de una situación determinada y complementada por la represión y la ausencia absoluta de valores humanos netos. La anterior detonación de adjetivos no es de gorra. Simplemente es la expresión del entusiasmo de la lectura del libro de Avilés Fabila, quien realiza cotidianas escaladas del orden kamikaze en los tabúes transnacionales. Prueba de esto son algunos títulos de su gordísima bibliografía: Los juegos, Hacia el fin del mundo, Nueva Utopía, Alegorías, La lluvia no mata las flores y La desaparición de Hollywood. En estas obras de narrativa que se inscriben dentro de las corrientes más frescas y renovadoras del quehacer literario en México, Avilés Fabila proclama su devoción por el cuestionamiento, hurga en los recovecos de la cualidad del ser humano como sujeto de esclavitud moral y social y, siempre lanza sus ondas con un sentido del humor, un humor que va del negro al rosa, con desparpajo, sensibilidad e incluso mucha ternura. El gran solitario de Palacio no es, por otro lado, la culminación del proceso de formación literaria de Avilés Fabila: se trata de un eslabón donde el complejo fenómeno de la toma de conciencia del escritor respecto a la sociedad, como testigo de su tiempo, de su ámbito y su universo vitales, se expresa con desenfado y rigor, al mismo tiempo. De ahí que esta obra, con las mejores experiencias literarias del autor, proyecte un horizonte óptimo para la producción subsecuente de RAF. Y es que El gran solitario de Palacio junta las mejores observaciones de la picaresca con un compromiso evidente con la sociedad, y de esa reunión se desprende todo un espeso y pulcro estilo narrativo. Si en Los juegos, su primera novela, derruía mitos deplorables, en esta su segunda novela el autor penetra más allá del sentido epidérmico de la crítica y se plantea objetivos más gruesos, mejores.

* Publicado en el periódico El Nacional. Revista Mexicana de Cultura. Junio 16, 1974.

 

Cerrar
Portada RAF
René Avilés  - Web Oficial